Blog

Latest Industry News

Sistema de Refrigeración Automotriz

  • Blog, KNOW-HOW
  • Comentarios desactivados en Sistema de Refrigeración Automotriz

Por refrigeración entendemos el acto de evacuar el calor de un cuerpo, o moderar sus temperaturas, hasta dejarla en un valor adecuado o constante. La temperatura que se alcanza en los cilindros, es muy elevada, por lo que es necesario refrigerarlos.

La refrigeración es el conjunto de elementos, que tiene como misión eliminar el exceso de calor acumulado en el motor, debido a las altas temperaturas, que alcanza con las explosiones y llevarlo a través del medio empleado, al exterior.

La temperatura normal de funcionamiento oscila entre los 75° y los 90°. El exceso de calor produciría dilatación y como consecuencia agarrotaría las piezas móviles. Por otro lado, estropearía la capa aceitosa del engrase, por lo que el motor se giraría al no ser adecuado el engrase y sufrirían las piezas vitales del motor.

La fuerza del combustible es el calor generado cuando se enciende, y el funcionamiento del motor aun hará aumentar el calor. Y aun peor, el turbocargador encajado entre el motor y el radiador puede hacer subir más la temperatura.

Muchos coches modernos tienen refrigeradores de aceite que vienen de fábrica, normalmente entre el filtro de aceite y el bloque, y se conectan a los tubos refrigerantes. Todo está bien, pero si hemos modificado el motor, la temperatura aumentara aún más.

Hay dos tipos de sistemas para refrigerar nuestro vehículo: sistema por aire y sistema por líquido (que puede ser agua o cualquier líquido especial).

Sistema de refrigeración por aire

El sistema por aire es muy utilizado en motores de motocicleta, plantas de poder estacionarias, propulsores de aviación y en autos como el Volkswagen Escarabajo, Citroen 2CV, Oltcit, Porsche, Chevrolet Corvair y los todoterreno Pinzgauer.

Estos motores además tienen un radiador de aceite, que también recibe aire. Con ello se garantiza un manejo óptimo y eficiente de la temperatura, siempre y cuando el radiador de aceite esté limpio, ya que si esto no es así el problema de recalentamiento será muy grave.

La presencia y buen funcionamiento del ventilador es fundamental, porque esta clase de motores requieren 4.000 veces más aire que el volumen de agua necesario para enfriar un motor similar dotado de sistema de enfriamiento líquido.

En tiempo frío y cuando se enciende el motor, da igual el tipo de motor, el sistema cuenta con un sistema termostático, que restringe el flujo de aire fresco, hasta que el propulsor alcanza la temperatura óptima de funcionamiento.

Sistema de refrigeración por líquido

El sistema de refrigeración por liquido (que puede ser agua o cualquier líquido especial) que es muy popular y se utiliza en la mayoría de los motores modernos. Este proceso es conocido como el sistema de Termo-Sifón, e incorpora una bomba dentro del sistema para bombear agua alrededor y enfriar el motor.

Para mantenerlo hay que tener en cuenta lo siguiente:

El tensado de la correa trapezoidal,

El estado y sujeción de los manguitos,

Las pérdidas de líquido (estanqueidad),

La verificación del ventilador eléctrico del radiador,

El termostato en mal estado,

El refrigerante,

Y vigilar atentamente las zonas frías que el anticongelante no llega a congelarse, pues puede romper el motor.

Siempre hay que mantener el termostato instalado sea cual sea el clima de operación, y que el motor tenga la proporción correcta de agua y líquido refrigerante siempre.

Además, hay que asegurar que la parte frontal del radiador esté libre de cualquier material para permitir el buen flujo de aire, y que la correa de transmisión para el ventilador este en buen estado y se cambie regularmente.

El sistema de refrigeración del automóvil, sobre todo en determinadas circunstancias (mucho calor, uso prolongado) puede sufrir averías o disminuir su rendimiento con el paso del tiempo. Algunos de los problemas más comunes que pueden surgir en el sistema de refrigeración del coche son las fugas o roturas en la bomba, un ventilador que no funciona correctamente, los radiadores obstruidos, problemas en el termostato, sobrecalentamiento, usar un líquido refrigerante inadecuado, etc. Si has tenido varias veces el mismo tipo de problema, puede que sea algo más serio.

Cabe destacar que el motor también tiende a más en determinadas situaciones por ejemplo en ciudad, si pasamos mucho tiempo detenidos en los semáforos, o en atascos. Esto sucede porque el motor trabaja a menos revoluciones en condiciones de calor, con lo cual circula menos aire y éste se acumula.

A la hora de prevenir y detectar los problemas en el sistema de refrigeración en necesario poner atención en ciertos aspectos:

En primer lugar, debes vigilar la temperatura del motor en el panel de mandos. Si compruebas que se sobrecaliente en exceso, lo más seguro es que se deba a una falla en el sistema de refrigeración.

Comprueba periódicamente el sistema, más aún antes de realizar un viaje largo o durante el verano. Es la mejor manera para detectar fallos o fugas en alguno de sus componentes.

El motor tiende a sobre calentarse todavía más en ciudad o en los atascos. Si en alguna de estas situaciones ves que sale humo del capó de tu coche, es probable que la temperatura del motor sea excesiva. Apaga el coche y deja que se enfríe antes de ponerlo en marcha a tu destino para valorar más detenidamente las causas del problema.

No fuerces demasiado el motor, el coche también necesita descansar. Para cada par de horas en los viajes largos para estirar las piernas y dejar que el coche se enfríe un poco. Te aseguramos que el motor de tu coche te lo agradecerá.

Siguiendo estos consejos conseguirás prevenir el sobrecalentamiento del vehículo, aunque debes tener en cuenta que en ocasiones este sistema puede fallar en condiciones extremos o si el coche tiene muchos años y nunca ha sido cambiado.

Back to top