Hangar-1 Blog

Shelby GT500

El Ford Mustang revolucionó el concepto de automóvil deportivo cuando salió al mercado en 1964. Su éxito en ventas fue inmediato y sus posibilidades como coche deportivo llamaron la atención de la compañía Shelby American propiedad de Carroll Shelby.

El primer Shelby Mustang, llamado GT350, era un coche deportivo sin ningún tipo de comodidad. Tenía un motor V8 de 4.7 litros que rendia 306 cv, frenos y suspensión mejorados y un comportamiento salvaje en carretera que obligaba al conductor a domarlo en cada aceleración. Fue un coche solo para auténticos expertos en el manejo de vehículos de altas prestaciones.

En 1966, Shelby inicio un proceso para “suavizar” el GT350. Mas confortable, con caja automática opcional y con cambios en la suspensión y en la dirección, era menos radical que el modelo del año anterior y estaba disponible en varios colores, lo que detono un incremento en las ventas.

En 1967, Shelby continuó domesticando el GT350, pero los cambio introducidos por Ford en el Mustang básico le permitieron volver a ofrecer un coche para los verdaderos apasionados de la conducción deportiva: el GT500.

La principal diferencia entre el FORD Mustang de serie de 1966 y el de 1967 era el vano del motor más grande, lo que permitía utilizar motores V8 de mayores dimensiones, los llamados big blog. La misma Ford fue la primera en aprovecharlos con el lanzamiento de una nueva versión con un motor de 390 pulgadas cubicas (6.3 litros) y 335 cv, que se convirtió en el primer muscle car sobre base Mustang desarrollado por la propia marca. Shelby, por su parte, tenía otras ideas y utilizo para el nuevo GT500 un motor de 428 pulgadas cubicas de 7 litros derivado del que Ford reservaba para los interceptors, los coches patrulla de la policía de autopistas. El motor 428 se utilizaba en los modelos más grandes de la marca y ofrecía de serie 345 cv. Shelby le añadió un colector de admisión de aluminio procedente del motor 427 de competición que el mismo utilizaba en sus Cobra, y dos carburadores Holley de 500 mm y cuatro cuerpos.

Asociado a una caja manual de cuatro velocidades o a una caja automática de tres, con un grupo final más corto que el de los Mustang de serie para aumentar su capacidad de aceleración, el GT500 declaraba 355 cv de potencia, una cifra poco optimista que en la mayoría de las verificaciones en el banco de potencia de la época resulto ser inferior a la realidad.

El GT500 mantenía la suspensión del Mustang de serie, pero con los elementos elásticos (Muelles en el eje delantero y ballestas en el trasero) más firmes y una cabina de solo dos pasajeros, con asientos de competición y arneses de seguridad.

Para reducir el peso y mejorar la refrigeración de la mecánica, Shelby sustituyo el capo delantero original por uno de fibra de vidrio que alargaba la parte frontal del coche y permitía hacerle dos tomas de aire. La puerta de la cajuela o maletero, con un alerón integrado, también estaba hecha de fibra de vidrio. El GT500 era, además, fácil de reconocer gracias a los dos faros auxiliares de largo alcance que podían colocarse en el centro de la parrilla o junto a los faros principales (dependiendo de lo permitido en las leyes de cada estado).

En 1968, el modelo cambio de nombre y se llamó GT500 KR (iniciales de King of the Road, rey de la carretera) y en 1969, último año de producción, estreno una nueva carrocería más larga.

Ese mismo año, Ford asumió como propios los modelos Shelby, instalo un nuevo motor de 5.8 litros en el GT350 y, en verano, liquido el acuerdo de colaboración con Shelby American, lo que tuvo como consecuencia el fin de los Mustang del preparador hasta el 2005, año en el que la marca del ovalo recupero el nombre de Shelby para designar a los modelos con más prestaciones de la quinta generación del Mustang tras llegar a un nuevo acuerdo con Carroll Shelby.

Ficha Técnica

Motor: Delantero longitudinal

Tipo: Gasolina de 8 cilindros en V

Cilindrada: 6.997 cc

Potencia: 355 CV SAE a 5.400 rpm

Par máximo: 570 Nm a 3.200 rpm

Transmisión: Al eje trasero

Caja de cambios: Manual de 4 marchas

Suspensión delantera: McPherson con muelles

Suspensión trasera: Eje rígido con ballestas

Frenos: Delanteros de disco ventilados y traseros de tambor

Ruedas: Neumáticos 15×70 en llantas de 15”

Longitud: 4,74 m

Ancho: 1,80 m

Altura: 1,31 m

Distancia entre ejes: 2,74 m

Peso vacío: 1.490 kg

Capacidad del depósito: 64 l

Velocidad Máxima: 207 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 6 s

Consumo medio: 22 l /100 km

 

 

 

 

 

Bibliografía

Planeta DeAgostini, Fasiculo Shelby GT500 (American Cars)