Hangar-1 Blog

Recomendaciones para conducir en época de lluvias

La lluvia es un fenómeno natural que, aunque trae beneficios para el medio ambiente, específicamente en las ciudades llega a causar estragos comoinundaciones, deslaves y en nosotros, estrés y hasta miedo a quedar varado en medio de un caos vial. Por ello aquí conocerás algunos consejos para conducir en lluvia.

Un informe realizado por la Cruz Roja reveló que, durante la temporada de lluvias la probabilidad de accidentes vehiculares, tiende a incrementarse hasta un 23 a 30 por ciento más que en otras épocas del año. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, siete por ciento de los accidentes en auto son causados por agentes naturales y la lluvia representa más del 90 por ciento de los percances. El Centro de Experimentación y Seguridad Vial, CEVSI México, advierte que la mayoría de los accidentes producidos en época de lluvia se pueden evitar, por lo que se deben seguir recomendaciones prácticas.

  1. Líquidos. Es importante tener todos los líquidos en niveles óptimos: aceite, dirección asistida, líquido de frenos y, muy especialmente, el anticongelante y líquido del limpiaparabrisas. Se recomienda usar un lavaparabrisas específico para invierno si se va a acudir a zonas con mucho frío. También se puede aplicar un repelente de lluvia en el parabrisas del coche para mejorar la visibilidad.
  2. Escobillas. En esta línea, es importante comprobar el estado de las escobillas, que son las encargadas de retirar el agua y la suciedad del parabrisas. Hay que revisar tanto las escobillas delanteras como las traseras.
  3. Neumáticos. Son vitales y por ello han de estar en buen estado, además de con la presión correcta. El dibujo mínimo es de 1,6 milímetros, pero lo recomendable es que esté en 3 ó 4 mm. La presión debe ser la indicada por el fabricante teniendo en cuenta la carga.
  4. Luces. Hay que comprobar el estado de las luces: posición, cruce, largo alcance, antinieblas, luces de freno e intermitentes. Se recomienda llevar las luces de cruce encendidas durante todo el día, especialmente en días de lluvia, ya que la visibilidad se ve notablemente reducida.
  5. Señaliza con tiempo. Unido a lo anterior, recuerda señalizar con bastante antelación todas tus maniobras. En días de lluvia, los tiempos de reacción deben ser más largos para evitar hacer movimientos bruscos o improvisados, por lo que debes avisar a los demás conductores antes de lo que lo harías normalmente.
  6. Frenos. Con bajas temperaturas se alarga la distancia de frenado. Por ello, se debe verificar el estado de las pastillas y discos de freno, así como el estado de los amortiguadores de suspensión.
  7. Batería. Las baterías sufren especialmente en invierno, por lo que se aconseja comprobar su estado y equipar el coche con pinzas o un cargador.
  8. Climatizador. Otro de los grandes problemas de la época de frío es el empañamiento de los cristales. Para prevenirlo, hay que revisar el climatizador, el aire acondicionado y el filtro de habitáculo. Si el coche cuenta con sistema automático de anti empañamiento, verificar que funciona correctamente.
  9. Dirección. Con lluvia es crucial no perder el control del vehículo. Es preciso revisar la dirección, que debe estar en sintonía con los neumáticos.
  10. Suavidad al volante. La suavidad es una de las claves de cualquier conducción eficaz, más aún en los días en que la calzada está mojada. Evitar frenazos, acelerones o movimientos bruscos e improvisados es fundamental para mantener, en todo momento, el control del coche.
  11. Ojo con los charcos. Son uno de los mayores peligros al conducir con lluvia. Cuando nos encontramos con un charco, debemos evitarlo en la medida de lo posible. Por una parte, como ya hemos explicado, la adherencia de los neumáticos se ve mermada de manera importante en superficies mojadas. Pero, además, desde el coche no podemos apreciar la profundidad del charco, o lo que este puede esconder (grietas, baches, elementos punzantes,…).
  12. Evita la pintura blanca. Las rayas de señalización vial pintadas en blanco, así como los pasos de peatonesson más resbaladizos que el resto de la calzada. Por eso, especialmente en días lluviosos, es importante que recuerdes no pisarlos. Para ello, frena con tiempo frente a los pasos de cebra y mantén la atención para evitar que alguna de las ruedas pise las “rayas blancas”.
  13. Sigue la estela de otros neumáticos. Siempre que sea posible, intenta pisar las huellas de los coches que van delante de ti. Gracias al contacto de los mismos, la zona de la calzada que han pisado está más seca que el resto, por lo que es más segura para ti.
  14. Equipamiento de seguridad. Por último, es aconsejable comprobar que el vehículo se lleva los principales elementos de seguridad necesarios en caso de avería, como son dos triángulos reflectantes de pre señalización del peligro y al menos un chaleco.