Hangar-1 Blog

Orígenes del Tuning

El tuning es uno de los elementos que cada día atrapa más a la gente y hace que se conviertan en personas que sueñan con poder realizar modificaciones a su auto. El término español tuneo es la modificación del rendimiento o la apariencia de un vehículo. Proviene del inglés tuning “ajuste”.

El tuneo es sinónimo de personalización de un vehículo motorizado a través de diferentes modificaciones de la mecánica para un mayor rendimiento y también aplicado popularmente a cambios exteriores de la carrocería e incluso interiores. Se identifica así a los automóviles personalizados y se pretende lograr una mayor singularidad y originalidad del vehículo, apartándose de su apariencia de serie y orientándolo al gusto propio.

El origen de esta tendencia es más antiguo de lo que se suele creer, puesto que apareció en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento nació como una solución para los jóvenes que, en un período de recesión económica, no podían adquirir vehículos nuevos y optaban por customizar coches viejos. Poco a poco, el tuning se fue extendiendo por todo el mundo, principalmente en Europa y América.

En California después de la Gran Depresión de los años treinta se vio un movimiento de tuneo y personalización de automóviles, Vic Edelbrock por ejemplo comenzó a fabricar a pedido Piezas en su garaje para algunos vehículos de aquel entonces como lo son los famosos Ford V8. De aquel momento esto con el objetivo inicial de mejorar el rendimiento del ya perfecto motor de aquel entonces. Los coches viejos también eran usados como lienzo para poder personalizarse, aunque todo se paralizo en la guerra. En los años cuarenta, después de la Segunda Guerra Mundial, el hot rod y el custom empezaron como una manera en la que los jóvenes estadounidenses se sentían únicos preparando sus automóviles para diferenciarse del resto.

Hoy en día hay una gran cantidad de concentraciones de fanáticos, prensa especializada, tiendas de accesorios y eventos. Los medios, especialmente la televisión ha influido considerablemente en la aceptación del tuneo como moda y estilo de vida. El cine también motivó a muchas personas, especialmente a jóvenes, a partir de las películas “The Fast and the Furious”.

Algunos de los pioneros fueron George Barris, llamado King of Customizers (‘el rey de los personalizadores’), que en los años cuarenta se metió en el mundillo restaurando un viejo Buick y que después prepararía el automóvil de Back to the Future y a Kitt, el automóvil de la serie de televisión estadounidense Knight Rider.

En los barrios latinos y afroamericanos del Este de los Ángeles comenzó una forma distinta de personalización que poco a poco evoluciono hasta convertirse en lo que hoy conocemos como Low Riders, estos consisten en ruedas pequeñas, suspensiones bajas y placas especiales de metal para producir las chispas características de estos modelos, la ley los contemplaba como infractores y prohibió muchas de estas modificaciones, en respuesta a esta prohibición se desarrollaron los sistemas hidráulicos que permiten a los vehículos bajar, subir e incluso saltar permitiendo cumplir aparentemente con la ley cuando sin renunciar a ese estilo. Los interiores al igual que en algunos custom eran estilizados al máximo incluso con Piel y terciopelo inclusive peluche. También la música disco favoreció que el estilo Low Rideor ganase más auge en los 70s y parte de los 80s llegando inclusive a otras tendencias y al estilo de muchos raperos y latinoamericanos.

Otra corriente fueron los “importados”, los cuales nacieron de los vehículos compactos japoneses y su tendencia a manejar derrapando de igual manera que en Japón. esto es conocido como Drifting y muchos vehículos tanto Importados como locales fueron incorporándose al ambiente en auge del derrape, la mayoría eran de la región de oriente pero poco a poco los vehículos americanos ganaron cuota de mercado produciendo ejemplares más o menos similares para ser susceptibles de modificarse con relativa facilidad, sumando capacidad informática de las nuevas generaciones de vehículos y dando como resultado más fácil la modificación a nivel electrónico.

El más evidente de los objetivos perseguidos por el tuning es la potenciación de la estética. La tendencia busca realzar el aspecto del vehículo con una multitud de elementos, como spoilers delanteros y traseros de mayor volumen, cambios en la forma de los grupos ópticos, alerones traseros superiores adicionales, capots delanteros con prominentes tomas de aire, tapones de del depósito de combustible, las llantas de aleación con un diseño llamativo y los neumáticos de gran anchura y bajo perfil.

Es importante tener en cuenta que el tuneo o tuning no solamente tiene como fin personalizar un automóvil, sino que también puede ser un pasatiempo redituable, ya que existen competencias de tuning en donde puedes llevarte como premio una buena suma de dinero. En dichos eventos destacan adaptaciones de los sistemas mecánicos, trabajos aerodinámicos y de estética exterior e interior.

El crecimiento de este movimiento ha desembocado también en la celebración de algunas ferias dedicadas específicamente a este tema (SEMA Show de Las Vegas). Además, todos los salones de prestigio tienen una sección dedicada a este tipo de preparaciones y accesorios.