Blog

Latest Industry News

Inicios de la Formula 1

  • Blog, KNOW-HOW
  • Comentarios desactivados en Inicios de la Formula 1

Las pruebas automovilísticas empezaron a tomar forma en Francia a partir de 1884. Rápidamente evolucionaron de simples carreras en caminos de un pueblo a otro a sofisticadas pruebas de resistencia. Un cambio que dio pronto sus frutos con vehículos más rápidos y refinados, pero, al disputarse en caminos abiertos, los accidentes eran más que frecuentes.

Vayamos por partes y repasemos lo más célebre de la Fórmula Uno antes de que la FIA creara el Campeonato del Mundo que hoy en día conocemos.

En 1900 se celebró un evento que resultó trascendental en el mundo de las carreras, cuando James Gordon Bennett Jr., propietario de los periódicos New York Herald y el Herald Tribune, de París, creó la Copa Gordon Bennett en Europa, una carrera anual que atrajo competidores internacionales de todo el mundo y en la que cada país podía inscribir hasta tres autos.

Siguiendo el ejemplo de Bennett, el millonario William Kissam Vanderbilt II lanzó la Copa Vanderbilt en Estados Unidos. En concreto, en Long Island, Nueva York, en 1904.

Influenciado por estas competiciones, Louis Chevrolet, un suizo que trabajaba para un constructor francés, decidió mudarse a Estados Unidos. Desde 1901 se convirtió en la figura principal de las carreras del país americano y fue el diseñador de los vehículos de General Motors que llevaban su nombre.

En el año de 1922 Italia se convirtió en el segundo país, después de Francia, en acoger una carrera usando el nombre de ‘Grand Prix’, en Monza. Rápidamente se extendió por Bélgica y España en 1924, y más tarde se esparció por otros países. Sin embargo, aún no se trataba de un campeonato formal, sino de una variada colección de carreras que se celebraban bajo reglas diferentes.

Justo antes de la 1ª Guerra Mundial, los distintos Grandes Premios empezaron a compartir algunas reglas, basadas principalmente en los tamaños de los motores y su peso.

En 1924 se formó la Association Internationale des Automobile Clubs Reconnus (AIACR), cuya misión era regular de forma oficiosa los GG.PP. Sin embargo, estas regulaciones fueron abandonadas en 1928, en una era conocida como ‘Fórmula Libre’, momento en que los organizadores decidieron correr sin prácticamente ninguna limitación.

El primer Gran Premio se realizó el 13 de mayo de 1950 en el circuito de Silverstone y fue ganado por el italiano Giuseppe Farina, consiguiendo además el campeonato de 1950 tras vencer a su compañero de equipo, el argentino Juan Manuel Fangio. Sin embargo, Fangio ganó el título en 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957. Su racha fue interrumpida debido al bicampeonato del piloto de Ferrari Alberto Ascari. También en esta época se vieron pasar pilotos como el británico Stirling Moss que, aunque pudo competir con regularidad, nunca fue capaz de ganar el Campeonato Mundial, y por ese motivo los ingleses lo consideran el conductor más grande que nunca ganó un título mundial.

El periodo estuvo dominado por las escuderías dirigidas por fabricantes de automóviles —Alfa Romeo, Ferrari, Maserati y Mercedes Benz— que habían competido antes de la guerra. En las primeras temporadas se llegaron a utilizar coches previos a la Segunda Guerra Mundial como el Alfa Romeo 159.​ Tenían motor frontal, de 1,5 litros de cilindrada sobrealimentados o de 4,5 litros de aspiración natural y neumáticos con dibujo. Los campeonatos mundiales de 1952 y 1953 se realizaron con la normativa de la Fórmula 2, con coches más pequeños y menos potentes, debido al escaso número de coches disponibles de Fórmula 1. ​ Cuando se restableció el Campeonato Mundial de Fórmula 1, los motores estaban limitados a 2,5 litros; en 1954, Mercedes presentó el avanzado W196, que incluía innovaciones como distribución desmodrómica e inyección de combustible, así como una carrocería estilizada. Mercedes ganó el campeonato de conductores dos años consecutivos (1954 y 1955), antes de retirarse de todas las competiciones automovilísticas, tras el desastre de Le Mans en 1955.

En 1945, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, sólo hubo cuatro carreras. Antes de la Segunda Guerra Mundial se habían establecido las reglas para las competiciones de Grand Prix, que debían obedecer tanto autos como pilotos. Estas reglas, conocidas en su conjunto como Fórmula, no se concretaron hasta que en 1947 la antigua AIACR se reorganizó, pasándose a llamar la Federación Internacional del Automóvil, conocida por las siglas “FIA”. Con sede central en París, al final de la temporada de 1949 anunció que para 1950 unirían varios Grandes Premios nacionales para crear un Campeonato Mundial de Pilotos, por lo que en 1950 se celebró el primer campeonato de Fórmula 1.

Todos los bólidos contaban con un mecánico a bordo y a nadie se le permitía reparar o trabajar en el coche, a excepción de éste y del propio piloto. Un factor clave para el triunfo de Renault fue el uso de ruedas desmontables (desarrolladas por Michelin), las cuales permitían el cambio sin necesidad de desmontar la goma y la cámara de la rueda.

 

Back to top