Blog

Latest Industry News

Evolución del volante Formula 1

  • Blog, KNOW-HOW
  • Comentarios desactivados en Evolución del volante Formula 1

Los volantes de la etapa inicial de la Fórmula 1 no tenían pantallas, botones ni perillas. Empleaban mandos similares a los que se usaban en automóviles de calle. Eran fabricados en madera y regularmente eran de gran tamaño, para curvar lo menos posible.

La reducción del tamaño de los automóviles de F1, así como las cabinas de conducción entre los años 60’ y 70’ hizo necesario que los volantes sean más pequeños, y desarrolló la necesidad de levas posteriores para cambiar de marcha. Esto representó un gran avance, pues ya no fue necesario maniobrar mucho con las manos, simplemente se bajaba de velocidad con la leva izquierda y se subía con la derecha, lo cual también redujo el nivel de error al cambiar de marcha. El pedal de freno pasó al pie izquierdo, el embrague desapareció del piso y se volvió automático tras el volante. Este último solo se podía utilizar con el vehículo detenido.

En 1992, el volante de un automóvil de Fórmula 1 era un equipo relativamente simple y sencillo, de forma redonda, con una placa de metal en el centro para fijarlo a la columna de la dirección, y generalmente no más de tres botones. uno para seleccionar neutral, uno para liberar líquido a través de un tubo en el casco para que el conductor reponga sus niveles de líquido y otro para la radio.

El advenimiento de los complejos sistemas electrónicos en la Fórmula 1 a lo largo de la década de 1990 cambió todo eso, pero en lugar de montar siete indicadores más en un tablero de control, los controles se agregaron al volante y se limitaron principalmente a las luces indicadoras y los diales pequeños.

Más tarde, cuando se introdujo el frenado del pie izquierdo en la Fórmula Uno, el pedal del embrague se retiró y se reemplazó por un embrague hidráulico totalmente automático, que se activa cuando el conductor cambia de marcha en el volante.

El mapeo del motor, el control de tracción y la llegada de los programas de control de lanzamiento que optimizaron el procedimiento de inicio de carrera requerían varios botones e interruptores de palanca para que el conductor pueda ajustar la configuración de su auto mientras está en la pista. Los modernos volantes de Fórmula 1 también están equipados con una palanca de embrague adicional que el conductor puede usar para desacoplarse cuando está parado, como durante una parada en boxes o en la grava para mantener el motor en marcha.

La regulación de velocidad de la FIA en el pit lane fue el origen del limitador de velocidad, que se activaba con un botón que impide que el automóvil supere los 80 km/h, como medida de seguridad para los mecánicos de los diferentes equipos durante las pruebas de clasificación y Grandes Premios.

La sofisticación de los volantes incluyó perillas para controlar características como mapeo de motor, mezcla de combustible, distribución de frenado hacia la parte frontal o posterior del F1, entre otras.

En las siguientes temporadas se implementó una pantalla LCD para mostrar información del vehículo y la carrera.


También existen luces en la parte superior del volante para indicar el nivel de revoluciones, que indican cuándo el piloto debe cambiar de marcha.

Algo especial es que el volante no puede girar más de tres cuartas partes (270 grados en giro total), para que el conductor no tenga nunca que cruzar los brazos. A esto se suma la columna de dirección, que debe tener suficiente resistencia para aguantar la fuerza de giro en curva, pero con capacidad para ser retirado en máximo 5 segundos, en caso de salida de emergencia.

Para fabricarlos se utilizan materiales ligeros, como fibra de carbono, aluminio, titanio, acero, caucho y plástico, lo que sumado a todos sus componentes electrónicos suman un peso que no supera los 1.3 kilogramos.

El agarre se hace a medida de las manos del conductor de F1, para lograr un ajuste perfecto, mientras que el recubrimiento se realiza con tela que no resbala cuando se humedece el circuito (en caso de lluvia).

Los controles de botones, perillas y levas generalmente son similares en cada escudería, pero los mandos pueden ser personalizados por cada piloto de acuerdo a sus necesidades.

Se pueden identificar varios de los mandos del volante de un auto de Fórmula 1 por sus códigos, que generalmente son parecidos en los diferentes equipos del campeonato.

El volante de tamaño completo Ferrari 150 ° Italia, una réplica hecha a mano, es una réplica a tamaño completo increíblemente detallada del volante Ferrari 150 ° Italia 2011 utilizado por Fernando Alonso y Felipe Massa en el Campeonato de F1 2011.

El volante está hecho a mano con fibra de carbono genuina y está equipado con botones móviles, paletas e interruptores. La réplica viene con una base de cuero rojo y una cubierta de polvo transparente.

Back to top