Blog

Latest Industry News

El Óxido Nitroso

El óxido nitroso es una fuente de caballos que puede parecer un milagro o una maldición, según las experiencias. El óxido nitroso (N_O) es la manera más sencilla, más rápida y barata de ganar caballos. Pero, como en los cuentos de hadas, puedes rozar el desastre si no sigues las directrices de la poción mágica.

El óxido nitroso es un gas incoloro e inodoro que no se quema. Lleva oxígeno para que el motor queme más combustible. Al inyectar óxido nitroso y gasolina al mismo tiempo y en las proporciones correctas, se siente como una patada instantánea que nos hace conducir un coche con ¡el doble de motor!

El sistema de oxido nitroso es una de las mejores inversiones en potencia que se pueden hacer, además de ser una de las formas mas populares de sumar potencia a nuestros motores. El mas pequeño es capaz de ofrecer 50 caballos.

Pueden encontrarse equipamientos que pueden llegar a sumar hasta 300 CV. Cuanto mas nitroso y combustible sumes, mas potencia para el motor, justo hasta el punto en el que el motor ya no resiste más. Y esa es la otra cara del sistema nitroso. Al final, es la durabilidad del motor mismo la que determina cuanto nitroso puede soportar.
Por muy tentador que sea que sea inyectar nitroso en el motor, antes habrá que saber cuales son los limites de nuestro motor y que podemos hacer para protegerlo de los posibles daños de la detonación. Seguramente has oído historias terroríficas sobre motores destrozados por culpa del oxido nitroso, pero en la mayoría de los casos todo es culpa de una mala aplicación.
Los equipos de nitroso más sencillos están formados de: una botella de nitroso, normalmente 5 litros de óxido nitroso liquido; abrazaderas montantes para la botella y material; surtidores de nitroso y combustible; vías de presión alta, normalmente cubiertas de trenzas inoxidables del tipo AN con una guía interior de Teflón para la gran presión del nitroso; un filtro; conexiones eléctricas, interruptores y solenoides.
¿Cómo funciona?
En un sistema nitroso sencillo, el tanque o botella de oxido nitroso se coloca en el maletero, y se sonda al compartimiento del motor por una vía de alta presión. Esta se encuentra conectada a un solenoide eléctrico, del cual el nitroso (todavía liquido) fluye hasta el inyector del sistema de toma. Si enciendes un interruptor instalado en tu coche, en el volante, el salpicadero o la palanca de cambio, se consigue voltaje de la batería. Si presionas el botón instalado cuando el motor se encuentra al máximo, el solenoide libera el oxido nitroso, que pasa por el surtidor u orificio y se transforma en vapor. Este se mezcla con el combustible vaporizado en el motor. La admisión al mismo tiempo de combustible extra y N_O se quema en seguida. Con ellos se crea suficiente presión en el cilindro como para sumar 50, 75, 100 o mas caballos en un momento.
El oxido nitroso normalmente se encuentra en botellas metálicas de 5 litros instaladas en el maletero y debe mantenerse lejos del sol directo y con el tirador hacia adelante, el etiquetado visible y la botella inclinada ligeramente hacia arriba.

Existen tres tipos de Sistemas de Óxido Nitroso: Sistema Seco, Sistema Húmedo y Sistema de Puerto Directo.

Sistema Seco
Este sistema inyecta únicamente óxido nitroso en el conducto de admisión al ser accionado, y el aumento de proporción de oxígeno se compensa con más combustible.

Sistema Húmedo
Este sistema es más complicado, ya que inyecta el óxido nitroso y el combustible a la vez, a través de una boquilla.

Sistema de Puerto Directo
Este sistema añade el óxido nitroso y el combustible juntos a través de una manguera que, mezcla y mide la cantidad de ambos vertidos en cada cilindro. Este es el más potente que existe y uno de los más exactos, pero también es uno de los más complicados en lo que se refiere a su instalación, debido a esto y la gran potencia que desarrollan, son casi siempre utilizados en automóviles de carrera con motores preparados para soportar la carga de tales niveles de caballos de fuerza.
Finalmente, si bien la instalación de un sistema de óxido nitroso básico sobre un motor estándar no es demasiado complicada, es conveniente dejarla en manos de los distribuidores o instaladores profesionales, que lo dejan listo para su funcionamiento con total garantía. Esto no requiere, en la mayoría de los casos, de ninguna modificación ni refuerzo del motor y su costo no será demasiado elevado. Este tipo de kits correctamente instalados por profesionales no debería ocasionar ningún daño al motor más que, lógicamente, el desgaste extra que se producirá durante su uso
El rendimiento del kit depende en gran medida de la condición y el estado de los componentes del motor. Cualquier modificación de rendimiento llevada a cabo a un motor muy gastado tendrá efectos de deterioro instantáneos, ya que las piezas del mismo serán sometidas a exigencias superiores a las acostumbradas.

Back to top