Hangar-1 Blog

Como funcionan los inyectores de gasolina

El sistema de inyección sirve para introducir carburante a alta presión en la cámara de combustión, justo en el momento que el motor cuando se encuentra en el ciclo de compresión (en el punto muerto superior). Al ponerse en contacto con el aire en elevadas temperaturas, se enciende provocando la combustión, en el caso de los motores diesel, y mediante la bujía en los motores gasolina. Este sistema consta de una bomba de desplazamiento capaz de inyectar distintas cantidades de combustible y a distintas presiones, dependiendo de la carga del motor, gracias a los émbolos internos de la bomba que van unidos a cada inyector del motor.

Los inyectores son, por tanto, electroválvulas capaces de abrirse y cerrarse millones de veces con una reacción muy precisa al pulso eléctrico que los acciona, sin fugas ni escapes de carburante. Son los encargados de suministrar el combustible al conducto de admisión o a la cámara de precombustión, según si se trata de un sistema de inyección directa o indirecta respectivamente, de forma pulverizada y sin goteos para que el combustible se distribuya de la forma más homogénea posible según el régimen de funcionamiento del motor.

Cada inyector consta de un portatobera, tobera, tuerca de tobera, tuerca de tapa, vástago, conexión de retorno de combustible, tuerca de ajuste del resorte que nos mantiene la aguja del inyector cerrada siempre que no esté inyectando combustible y la entrada de combustible.

Primero de nada, el combustible procedente de la bomba de inyección alimenta la entrada del inyector. Éste combustible, que pasa a través de conductos perforados en el cuerpo del inyector, se abre paso hasta la aguja situada en la parte inferior que obstruye el orificio de salida al ser empujada a través de una varilla por un resorte. De este modo el combustible no puede acceder a la cámara de combustión.

La punta de la válvula de aguja, que va unida al final de la tobera, es la encarga de impedir el paso del líquido combustible a través de los orificios cuando éste viaja a presión por los conductos del inyector. Esta aguja se levantará cuando deba introducir el combustible atomizado a las cámaras de combustión. En el proceso, una pequeña cantidad de combustible se libera hacia arriba, permitiendo que la aguja, la tobera y el resto de componentes, queden lubricados antes de salir por la conexión para el tubo de retorno y volver al tanque.

La forma en que se descarga el combustible lo vamos a llamar patrón de atomización, y va a depender de a presión que lleve dentro del inyector así como del número,, tamaño y ángulo de los orificios que haya en la tobera ya que es la última parte responsable de inyectar la suficiente carga de líquido en la cámara de combustión para que pueda arder de forma óptima.

Las toberas

Ahora bien, dependiendo del tipo de motor y su tamaño, nos encontraremos una amplia diversidad de toberas. Si hablamos de motores con inyección directa, nos vamos a encontrar dos tipos, atendiendo al número de orificios que contengan:

  • Inyectores con un diámetro de aguja de 4 mm
  • Inyectores con un diámetro de aguja comprendido entre 5 y mm

Estas toberas se fabrican con una gran precisión, tanto, que, para un mismo lote de fabricación de estas agujas, puede darse el caso de que no entrar en el cuerpo de otras, o el mismo polvo depositado en la aguja puede impedir que se deslice dentro del cuerpo de la tobera. Por esta razón, cuando tenemos que trabajar con toberas de inyección haya que tener especial cuidado en no intercambiar las piezas y mantener un ambiente muy limpio.

Los Orificios de los Inyectores

Ahora que ya tenemos claro el funcionamiento de los inyectores, vamos a pasar a clasificarlos. Antes los hemos clasificado en función de los orificios que posee, ya sea con 4 o con 6 orificios. Esta nueva clasificación la vamos a realizar atendiendo a su funcionamiento, donde encontraremos dos tipos:

Inyectores mecánicos:

Eran los propios de los motores diésel hasta la llegada de los sistemas de inyección de conducto único o common-rail. Funcionan por medio de un sistema de alimentación encargado de controlar la cantidad y el momento de pulverizar el combustible de forma mecánica. También se utilizaron en los inicios de la inyección en los motores de gasolina.

Inyectores electrónicos:

Son los más utilizados en los motores gasolina. Cuentan con múltiples sensores que envían la información a la unidad de control para que ésta apruebe cuándo y cuánto combustible debe aportarse en cada momento. Por tanto, los activa la centralita y se cierran por recuperación de un resorte o muelle interno. Actualmente se utilizan en los modernos motores diesel, con múltiples inyecciones en cada ciclo.

Limpieza de los orificios de los Inyectores

Ya teniendo claro algunos conceptos de los propios inyectores, vamos a pasar a comentar cuales son los métodos más usuales de limpieza de los mismos, ya que como todos sabemos, los componentes de nuestros coches no son eternos, si bien podemos alargarles el tiempo de funcionamiento, todo lo máximo posible. Para ello sólo tendremos que aplicar un buen mantenimiento que incluya una correcta limpieza de los mismos.

Por tanto, los inyectores tal y como hemos explicado más arriba, son los encargados de pulverizar la cantidad de carburante adecuada a la cámara de combustión. Por ellos circula continuamente el combustible, quedando expuestos a todas las impurezas que se acumulan en el tanque del depósito y acaban pasando en mayor o menor medida a la bomba de combustible que está unida a los inyectores.

Si somos de los que abusamos de la reserva o de los que utilizamos filtros de combustible de mala calidad o simplemente tardamos mucho en cambiarlos, por la razón que sea, tenemos todas las papeletas para que provoquemos un deterioro prematuro de los inyectores al ensuciarlos en exceso provocando serias averías en el sistema de inyección y daños a nuestro motor.

Un poco de suciedad en los inyectores puede provocarnos tirones en las aceleraciones o desaceleraciones, pero si no hacemos nada al respecto, el cilindro dejará de funcionar a causa de la obstrucción del inyector, lo que conlleva menor potencia al anular un cilindro.