Hangar-1 Blog

Barra de Torsión (Strut bar) y Barra Estabilizadora

La barra o eje de torsión es una pieza que forma parte del sistema de suspensión de un auto y cuya localización principal implica que uno de sus extremos se sitúe fijo y el otro sea móvil. Se trata, de forma más concreta, de un muelle flexible que tiene movimiento giratorio sobre uno de sus ejes, si se tratara de una pieza fija tendríamos un auto con demasiada presión sobre las ruedas y la parte inferior del mismo. Su uso permite la estabilidad del vehículo, de ahí que forme parte del sistema de suspensión.

La barra de torsión es fabricada en acero que conecta los ejes de la suspensión con el fin de reducir el movimiento del chasis causado por una fuerte demanda en los giros. El objetivo es mantener sin cambios la geometría del Automóvil, aumentando así la estabilidad. Fue desarrollada y patentada por Porsche en 1931.

El propósito de este accesorio es reducir la flexión que experimentan dichas bases de montaje, al tomar una curva muy cerrada. En efecto, al tomar una curva, es normal que las torres de montaje del carro se doblen, y eso provoca que toda la carrocería se flexione, y se pierda un poco de tracción.

Como los brazos de torre, se han diseñado para evitar que las bases de montaje de los amortiguadores, se doblen, lo que hacen es distribuir la presión que normalmente recibe una sola torre de montaje al tomar una curva, a ambas bases más o menos a partes iguales. Como resultado, los rines mantienen su posición.

Al mantener la posición de los rines, las llantas conservan la orientación deseada respecto al pavimento, y esto contribuye a crear una fricción más pareja en las vueltas.

Al hacerle cambios a la suspensión, como resortes deportivos, amortiguadores y llantas de cama baja, el chasis se somete a un mayor esfuerzo, y esto provoca que haya una mayor flexión. Las barras de torsión son un cambio obligado en cualquier proyecto de modificación en donde piensen usarse rines y llantas más anchos.

Las barras de rigidez no solamente refuerzan el bastidor interno, y aumentan la rigidez del chasis, sino que hacen que la dirección tenga una respuesta más rápida y precisa.

Las barras estabilizadoras

Una barra estabilizadora es un componente de la suspensión de un automóvil, su función es mantener, en la medida que sea posible, la carrocería recta, paralela a la carretera, minimizando con ello la inclinación lateral que sufre la carrocería de un vehículo cuando es sometido a la fuerza centrífuga, especialmente en las curvas. Las barras estabilizadoras unen firmemente los componentes de la parte inferior de la suspensión a lo ancho, y pueden ir al frente, o en la parte posterior.

El tipo más común esta barra es el que se encuentra en la suspensión delantera de los automóviles. Cuando el vehículo entra en una curva, la carrocería tiende a inclinarse hacia afuera respecto al centro de la curva. Esto ocasiona que las ruedas que van por la parte exterior de la curva sean sometidas a una mayor fuerza dinámica, que se traduce en un mayor peso sobre la suspensión. Inversamente, las ruedas internas se descargan. Por ello se puede observar una compresión de la suspensión del lado externo y una extensión por el lado interno. Este efecto puede llegar a hacer que alguna de las ruedas internas incluso en algún momento pierda el contacto con el pavimento.

Dichas barras controlan la inclinación a la que se somete al vehículo en las curvas. Sin éstas, las ruedas de los vehículos serían propensas a mucho movimiento, aumentando el desgaste en otras partes del vehículo, lo que lo haría más inestable al momento de maniobrarlo.

Este tipo de barras nos permiten tomar mejor las curvas, sobre todo a alta velocidad, y funcionan muy bien cuando se combinan con barras de torsión. Sin embargo, al transitar por un camino de terracería, tienen la desventaja de que, por unos instantes dejan una llanta al aire, sin contacto con el terreno.